Con este mensaje no sólo estamos terminando el capítulo 6 de 1Corintios, sino que además cerramos con la primera parte de la epístola, en donde Pablo se enfoca en los problemas de comportamiento de los Corintios. A partir del capítulo 7 y hasta el final del libro, se revisan problemas de doctrina, que por supuesto también tienen sus implicaciones en el estilo de vida de las personas, pero que tienen su origen en malas interpretaciones sobre algunos elementos de la fe (entendiendo la fe como el conjunto de doctrinas cristianas).

En el pasaje de hoy estudiaremos un poco cuál es la perspectiva de Dios en relación con el uso que le damos a nuestro cuerpo, y veremos que es radicalmente distinta de lo que se enseña en el mundo. Nosotros como hijos de Dios, debemos actuar según los parámetros bíblicos, y esto es ser espirituales: entender qué dice la Biblia y hacer que nuestro cuerpo actúe conforme a ese estándar.

Si estamos en Cristo, nuestro espíritu ha sido regenerado (Tit. 3.5), así que es de Dios. Casi todos los cristianos tienen eso bien claro, pero hoy recordaremos que también nuestro cuerpo mortal, que todavía está en su estado caído y pecaminoso, ha sido comprado por precio, y que ya no nos pertenece, sino que es de Dios.

Descargar el mensaje: Notas en PDF | Audio en MP3.

Escuchar en línea: Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.