Hablar todos una misma cosa.

1Corintios es un libro que nos habla acerca de la sumisión. La gente en la iglesia de Corinto estaba experimentando problemas de conducta y problemas de doctrina, y Pablo les escribe para amonestarlos con la meta de generar en ellos sumisión a su autoridad como apóstol de Dios, para que se examinaran y se corrigieran.

Una vez establecida su autoridad como apóstol de Dios (v1-3) y puesto el fundamento de la sumisión (v4-9), el primer problema que se aborda en el contexto del capítulo 1 es un asunto de división de lealtades. Pablo pasa inmediatamente a tocar este punto porque sabe que puede llegar a afectar seriamente al liderazgo de la iglesia, y que si el liderazgo tiene problemas jamás podrán ser útiles en su rol de administradores y mayordomos.

Si los líderes están divididos y la congregación hablando cada cual cosas diversas, jamás podrá existir un buen orden que permita resolver todos los otros problemas que se tocan luego.

Descargar el mensaje: Notas en PDF | Audio en MP3.

Escuchar en línea: Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.