No se fije en usted, sino en la gracia de Dios.

Aunque el tema principal del capítulo 15 es la doctrina de la resurrección, antes de entrar en detalle Pablo se detiene para examinar cuál es la esencia del evangelio (v1-8).

  • Cristo murió por nuestros pecados.
  • Fue sepultado.
  • Resucitó al tercer día.
  • Todo conforme a las Escrituras.

Como pruebas indubitables de la resurrección del Señor, se cita el testimonio Cefas (Pedro) y del resto de los doce, de quinientos testigos, de Jacobo (el hermano del Señor) y finalmente el testimonio del propio Pablo a quien el Señor se le apareció en el camino a Damasco (Hch. 9.1-9).

También estudiamos que la evidencia contundente de haber recibido este evangelio es la perseverancia en él. De otra manera, si uno no retiene la palabra que le fue predicada, es muestra de que nunca se arrepintió genuinamente (creyó en vano) y por ello nunca fue realmente salvo.

Carlos nos recordó hace una semana que debemos predicar el evangelio constantemente y correctamente. El día de hoy hablaremos un poco acerca del alcance de la gracia de Dios.

  • Primeramente la gracia salvadora en Cristo Jesús.
  • Y en segundo lugar, la gracia que nos permite ser partícipes de la predicación del evangelio.

Con un correcto entendimiento de estos dos aspectos de la gracia de Dios, podremos saber cómo andar en esta vida agradando al Señor, mientras esperamos Su venida y la resurrección de nuestros cuerpos, lo cual estaremos estudiando en los pasajes siguientes.

Descargar el mensaje: Notas en PDF | Audio en MP3.

Escuchar en línea: Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.