Descubra y desarrolle la manifestación del Espíritu para provecho.

Pablo no quería que los Corintios fueran ignorantes en la doctrina de los dones espirituales, así que procede a escribir la sección más grande que tenemos en el Nuevo Testamento sobre ese tema.

Su intención era evidentemente poner orden en la congregación, tal como se nota en 1Cor. 11.34 justo antes de iniciar esta explicación, y en 1Cor. 14.40 que es el versículo de cierre.

En nuestros días, hacer caso omiso a las instrucciones puntuales que vemos en estos capítulos ha dado como resultado un total desorden en las reuniones de las iglesias, lo cual estorba el propósito de Dios para el Cuerpo de Cristo. Lamentablemente los cristianos están sumidos en un “oscurantismo a plena luz”, pues teniendo copias de la Biblia en abundancia, no se lee; y si se lee, se interpreta antojadizamente.

Por eso no debemos minimizar la importancia de estudiar y aplicar con mucho cuidado estas enseñanzas. Si bien es cierto, algunas cosas sobre los dones de señal hay que ubicarlas en su correcto contexto para no caer en anacronismos, la mayoría de la doctrina está vigente y debe ser aplicada directamente a nosotros.

Si confiamos en que la Biblia es la autoridad final, que las cartas de Pablo son la norma doctrinal para la iglesia (incluso en nuestro tiempo y cultura), y aplicamos sus correcciones en sumisión, estaremos bien y honraremos a nuestro Señor.

Descargar el mensaje: Notas en PDF | Audio en MP3.

Escuchar en línea: Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.