En esta predicación, el pastor Ronald Díaz nos expone cómo es Dios quien puede juzgarnos a nosotros como cristianos. Su texto base es 1 Corintios 4:1-5:

1 Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios. 2 Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel. 3 Yo en muy poco tengo el ser juzgado por vosotros, o por tribunal humano; y ni aun yo me juzgo a mí mismo. 4 Porque aunque de nada tengo mala conciencia, no por eso soy justificado; pero el que me juzga es el Señor. 5 Así que, no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual aclarará también lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de Dios.

Como cristianos, debemos examinarnos. Si no estamos sirviendo a Dios como El manda, no recibiremos coronas en el Tribunal de Cristo. Debemos ser buenos administradores de lo que Dios nos ha encomendado: salir a buscar y salvar a los perdidos.

Descargar el mensaje: Notas en PDF | Audio en MP3.

Escuchar en línea: Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.